miércoles, 15 de octubre de 2014

Aldalan, La satisfacción del profesional también debería contar.

Cada vez se hacen más encuestas de satisfacción a los alumnos de los cursos, lo evaluamos y medimos todo…el aula, los contenidos, la presentación, la capacidad docente…y con todo estoy de acuerdo porque verdaderamente, son de gran ayuda.

Pero, ¿y la satisfacción del formador?

Una parte fundamental para que una formación vaya bien, es la actitud del grupo de alumnos. La otra parte, por supuesto, la capacitación del formador y su predisposición y actitud.

Os podría hablar desde los dos lados, como alumna y como formadora pero hoy lo voy a hacer desde este último.

Antes se usaban más las palabras formador o profesor, ahora en el ámbito de Recursos Humanos, nos estamos acostumbrando a ser coach. Es un buen término si tenemos en cuenta, que en nuestro caso además de formar entrenamos en competencias profesionales.

No obstante, hay que tener presente que no dejamos de ser lo que siempre hemos sido, quizá en una versión mejorada 2.0 y adaptados a un método de trabajo acorde con la sociedad en la que vivimos. Toda evolución es bienvenida.

A lo que me refiero con la satisfacción del formador es precisamente a tener la oportunidad de expresar cuando hemos estado a gusto con un grupo de alumnos, lo que ellos nos han aportado y el valor extra de motivación que da concluir un curso con la conciencia de haberlo hecho bien y habiendo superado las expectativas propias que consciente o inconscientemente siempre nos marcamos.

No importa lo acostumbrado que estés a dar formación o cuanto de diferentes sean las materias, cada vez que uno se presenta ante el grupo de alumnos, se empieza de cero. Un coach que no muestra pasión por lo que enseña, hace perder el tiempo, desmotiva y crea una atmósfera poco propicia para el aprendizaje.

Volviendo a mi experiencia particular, acabo de impartir una parte del curso de Consultoría laboral y RRHH que cada año ofrecemos desde Aldalan, en concreto, la parte de selección de personal y formación. No sólo he disfrutado durante cinco horas cada día si no que también tengo la gratificante sensación de que han aprovechado el tiempo y les ha sido útil.

Para tener una visión más global y no sólo las encuestas con números, les he propuesto a los alumnos que se expresen y me digan lo que realmente piensan mediante unos post-its, el resultado ha sido más personal, más directo y por encima de todo, más satisfactorio para todos.


Laura Díez

4 comentarios:

  1. Zorionak Laura, por el resultado del curso y por el artículo. Esta claro que el trabajo y la constancia siempre tienen su recompensa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti por confiar en mí y enhorabuena también por la parte que te toca, el éxito compartido se disfruta más!

    ResponderEliminar
  3. Como alumna de ese curso reitero mi satisfacción por la formación tan útil recibida, el tiempo ha sido bien aprovechado y segura estoy que nos servirá a todos. Enhorabuena y gracias

    ResponderEliminar
  4. Gracias Nahiemyr por tu aportación en este nuestro espacio, que ahora también es tuyo.

    ResponderEliminar

Tus comentarios, opiniones e información serán provechosas para la gente que visita el blog y para nosotros/as. Agradecerte tu participación.