viernes, 27 de febrero de 2015

Nuestro "YO" para obtener un empleo

El muy pronto psicólogo Daniel Solóaga nos expone su punto de vista, sobre la búsqueda de empleo.

Hoy me gustaría hacer una pequeña aportación sobre la visión que tenemos de nosotros mismos y de nuestro entorno y cómo afecta en la búsqueda de empleo.

Nuestro tiempo y nuestra energía no son infinitos y debemos fijarnos unos objetivos y centrarnos en ellos. El problema viene cuando al analizar la realidad para fijarnos estos objetivos, ponemos el foco en las circunstancias y no en nuestro “yo”.

Esto no significa que no tengamos en cuenta nuestra realidad personal y las personas que nos rodean, pero muchas veces éstas se nos imponen y nuestro poder de influir y cambiarlas es limitado.
Voy a intentar aclararlo con unos ejemplos sencillos. Mi objetivo es buscar un empleo pero vivimos tiempos de crisis y encontrarlo no es una tarea sencilla. Yo no puedo cambiar la situación de crisis en la que vivo, eso es muy difícil y dudo que este en la mano de la mayoría de nosotros; pero puedo cambiar mi actitud y las acciones para enfrentarme a ella, y esto es algo que solo yo puedo decidir.

Otro ejemplo: me he presentado a mil anuncios de trabajo  y no me llaman. No puedo  obligar a los departamentos de RRHH que descuelguen el teléfono y me llamen, pero podría cambiar mi forma de acercarme a las empresas (autocandidaturas, ferias, linkedin…) o incluso ser yo el que las llame, ¿Por qué no? ¿Quién quiere el empleo?

Lo que quiero decir es que la actitud ante los cambios personales es importante para enfrentarnos al reto del mercado laboral. Hay una forma gráfica de representar esta actitud que a mí me gusta y es la siguiente (no recuerdo ahora al autor):

- El primer dibujo representa a las personas que se enfrentan a la realidad desde su “yo” así que sus expectativas de cambio son amplias ya que “llenan” su entorno. Son capaces de tomar decisiones que tienen consecuencias y afrontarlas.

 
  


- El segundo representa a la persona que pone el foco en las circunstancias y nada puede cambiar. Llega un momento en que todo es negro, no se ve la luz para salir de ahí y el mundo que le rodea se le echa encima y evidentemente no puede con él.


 
  
   Sé que muchas veces cuando la moral es baja es difícil creer en la capacidad de uno mismo pero en esos momentos me acuerdo de este dialogo entre Gandalf y Frodo en El Señor de los Anillos:
- Ojalá el Anillo nunca hubiera llegado a mí. Ojalá nada hubiera ocurrido.

- Eso desean quienes viven estos tiempos, pero no les toca a ellos decidir. Solo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado.

Daniel felicitarte por el artículo y que acertado. Yo que me dedico a ayudar a los demás a la búsqueda de empleo, 8 horas de lunes a viernes mínimo en esta labor, desde hay 11 años doy fé que sin esa actitud que mencionas es imposible hacer nada, y con la actitud se puede hacer casi todo.

2 comentarios:

  1. Muy bueno Daniel! Bienvenido a esta profesión que tanto nos apasiona! Enfocarnos en nuestro yo es importante para todo en la vida, tenemos la mala costumbre de echar la culpa a las circunstancias antes de pensar si realmente estamos haciendo todo lo que podemos. Para los que nos dedicamos a rrhh una de las labores más importantes es mostrar el ¿por qué no? y aprender a gestionar el tiempo de búsqueda de empleo de manera eficaz. Un saludo a mi dream team!

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente Laura. Se trata de cambiar la perspectiva: mirar hacia dentro en vez de hacia fuera. Es una acción que deberíamos hacer más y nos vendría muy bien, porque lo de fuera muchas veces no se puede cambiar, pero lo de dentro si nos proponemos si.

    ResponderEliminar

Tus comentarios, opiniones e información serán provechosas para la gente que visita el blog y para nosotros/as. Agradecerte tu participación.