viernes, 19 de enero de 2018

La externalización como fuente del saber hacer

Cada vez más estamos viviendo en las empresas de nuestro entorno, y yo en la propia que gestiono (tanto como cliente como proveedora), una mayor externalización de las actividades no centrales de la empresa.

Como parte de un cambio organizacional más amplio, las estructuras jerárquicas y funcionales de las empresas cambian, teniendo que ser cada vez más flexibles, y al mismo tiempo más especialistas en su sector; mayor o mejor saber hacer en su área.

Para que la empresa pueda re-inventarse, competir, y ofrecer un servicio con la máxima garantía y valor añadido, debo contar con un equipo de profesionales que se dediquen a la actividad propia de la entidad, y que todos sus esfuerzos se dirijan al alcance de estas metas.

Pero todas las empresa cuentan con responsabilidades o funciones anexas, no centrales de la compañía, que también hay que cubrir, y que muchas veces "quitan" más tiempo del que debieran o del que económicamente aportan a la sociedad. Entre otras podemos encontrar funciones relacionadas con el área; laboral, recursos humanos, informática.... (claro que dependerá también del tamaño y sector de la empresa).


Con estos datos sobre la mesa y otros como urgencia en la producción.... las empresas optan por externalizar estas funciones anexas; subcontratarlas, para que otras empresas puedan desempeñar esta labor, y volvemos al inicio; estas otras también tienen que ser especialistas en su área, para ofrecer el servicio que precisan.

Como resultado; el entorno esta creando una gran externalización de servicios, que permite  la especialización por parte de las empresas, sin olvidar que sus profesionales deben ser expertos en su área, pero contar con  altas dosis de polivalencia y adaptación continua, porque lo que es válido en nuestro sector para hoy no lo es para mañana.

Los datos indican que cerca del 35% del trabajo es subcontratado, y además con cierta estabilidad en dos sentidos:
- La empresa no se plantea internalizarlo, y cada vez menos.
- Si un proveedor funciona bien, en el País Vasco es complicado que cambiemos a otro, porque la seguridad, la trayectoría y la relación establecida precede a otros valores que se puedan ofrecer. Para muchos esto será muy positivo y para otros no tanto. 

A modo de conclusión la externalización nos ayuda a ser más fuertes en lo nuestro y al mismo tiempo que otros nos contraten; conseguir solidas alianzas, y si nuestro servicio responde a las presentes y futuras demandas del cliente, la relación perdurará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios, opiniones e información serán provechosas para la gente que visita el blog y para nosotros/as. Agradecerte tu participación.